15 jul. 2013

El Insomnio y sus causas

El insomnio es un trastorno del sueño que modifica la cantidad de tiempo que podemos dormir y su calidad, lo que repercute en un aprovechamiento inadecuado del estado de vigilia, es decir, del tiempo en el que estamos despiertos. Se calcula que entre un 15% y un 30% de la población general sufre algún tipo de insomnio.


Algunas de sus Causas


Estrés. El insomnio es un fenómeno bastante habitual en las situaciones de estrés. En situaciones de tensión, ante un peligro, cuando estamos enfadados o tenemos miedo, el sistema nervioso entra en un estado de alerta: el organismo, para hacer frente a la emergencia produce una hormona, la adrenalina, que acelera la frecuencia del latido cardiaco y agudiza la capacidad de percepción de nuestros sentidos. Si, en cambio, estamos sometidos a estrés crónico, es decir, a un estado continuo de tensión en el que se exige un rendimiento muy superior al normal, entra en acción otra hormona.

Ansiedad. Es una emoción normal en el ser humano que, hasta cierto punto, es útil porque nos permite alcanzar un mejor nivel de eficacia, física y mental, para responder a situaciones conflictivas de todo tipo. Tenemos ansiedad cada vez que nos enfrentamos a una nueva situación. Un incidente automovilístico, una entrevista laboral, un examen, la visita al médico o cualquier situación inesperada generan un estado de excitación que puede durar incluso algunos días y que puede hacer difícil conseguir dormir.

Depresión. Es un trastorno muy frecuente que se caracteriza por una perturbación del estado de ánimo, en que predomina un sentimiento de tristeza y melancolía. El insomnio es una de sus primeras señales. Cualquier circunstancia puede ser el punto de partida de la depresión: un hecho triste como es el caso de la pérdida de un ser querido, pero también un hecho presumiblemente agradable, como un ascenso laboral, porque exige a la persona hacer frente a más responsabilidades y, por tanto, acentúa el estrés.


Enfermedad o modificaciones ambientales. Hay muchas enfermedades que no dejan dormir. Algunas tan comunes como la migraña, la artrosis, una úlcera o el asma que pueden ir acompañadas de síntomas molestos como tos, dolor de estómago, calambres o piernas cansadas que provocan interrupciones reiteradas del sueño durante la noche e impide que éste sea restaurador. Estos tipos de insomnio se resuelven curando la enfermedad que lo causa y con algunos trucos para dormir.En ocasiones favorecen el insomnio otros motivos: los efectos secundarios de sustancias psicoactivas como el café, el alcohol, las bebidas con cola, la toma de ciertos medicamentos o la interrupción en la administración de drogas de efecto sedante.
Los factores ambientales como el exceso de ruido, calor o iluminación, incomodidad también puede molestarnos en mitad de la noche. Es relativamente habitual en las personas de edad y en las que tienen un sueño ligero, que despierten enseguida si oyen cualquier ruido o hay modificaciones ambientales.




Cuándo acudir al especialista . Cuando el insomnio continua durante al menos tres semanas.
. Cuando la ansiedad, la depresión o el estrés persisten durante un largo periodo de tiempo sin una causa real que permita entender este estado.
. Cuando el insomnio repercute en un estado de somnolencia diurna que afecta seriamente a la actividad diaria normal, tanto en el trabajo como en tus relaciones sociales y familiares.
. Si durante el sueño tienes dificultad para respirar o tienes molestias persistentes, como por ejemplo rampas que no te dejan dormir
. Si te desorientas fácilmente o tienes vacíos de memoria frecuentes.


Fuente: http://www.revistadieteticaysalud.com/articulos/salud/insocaus.htm



No hay comentarios:

Publicar un comentario