15 jul. 2013

Fitoterapia


Es la ciencia que usa los extractos que contienen los principios activos contenidos en los distintos tejidos vegetales, o sus derivados. Para combatir patologías crónicas o agudas, para prevenirlas o bien para conservar un buen estado de salud. Se encuentra entre las terapias más sencillas y más antiguas.

La medicina moderna utiliza el conocimiento de las prácticas herbales primitivas: gran parte de los fármacos actuales contienen extractos sintéticos y esencias de hierbas y plantas. Los principios activos de muchas plantas son utilizados como ingredientes básicos en la formulación de fármacos químicos.
Los principios activos son sustancias que se encuentran en las distintas partes u órganos de las plantas y que alteran o modifican el funcionamiento de órganos y sistemas del cuerpo humano y animal. La investigación científica  ha permitido descubrir una variada gama de principios activos, de los cuales los más importantes desde el punto de vista de la salud, son los aceites esenciales, los alcaloides, los glucósidos o heterósidos, los mucílagos y gomas, y los taninos. Existen en las plantas otros principios activos relevantes denominados nutrientes esenciales, como las vitaminas, minerales, aminoácidos, carbohidratos y fibras, azúcares diversos, ácidos orgánicos, lípidos y los antibióticos.
El conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas actualmente son resultado de importantes investigaciones clínicas y ponen de manifiesto numerosos efectos benéficos, muchos de ellos ya conocidos por culturas milenarias.
La fitoterapia utiliza los principios contenidos en las distintas partes de la planta con acción beneficiosa para una dolencia determinada para la preparación de extractos. Se incluyen como material o “droga vegetal” a plantas terrestres y también a las algas.
Preparación y utilización de las hierbas
Los remedios naturales con las plantas, gran parte de ellos, pueden prepararse en casa. Lo que no exime de la responsabilidad: el diagnóstico y prescripción debería realizarlo un herborista cualificado o un médico.
Las hierbas son naturales, lo que no quiere decir exentas de gran potencial activo. Son poderosos instrumentos de curación y su exceso o mal uso puede resultar tóxico.
Para extraer el máximo beneficio, es importante prepararlas correctamente. A continuación se enumeran los métodos más utilizados:

  • Infusión: con las flores, hojas y tallos, preferentemente tiernos, que liberan fácilmente los principios activos al agua hirviendo. Esta la añadimos y dejamos la mezcla en contacto durante 5-10 minutos, antes de filtrarla. Las mezclas acuosas no se conservan más que unas horas, pasadas las cuales deberá desecharse.
  • Decocción: con los tallos leñosos, las raíces, las semillas y las cortezas. Se aconseja machacar la parte de la planta en cuestión para facilitar la salida de los principios activos. Cubrir el material vegetal con agua y llevar a ebullición, tapar o cocer a fuego lento durante un tiempo que variará según la dureza del material, de 5 a 15 minutos habitualmente. Filtrar y beber mientras aún está caliente. Al igual que las infusiones, deberá desecharse pasadas unas horas.
  • Tinturas o extractos alcohólicos: son mezclas muy concentradas que obtenemos de poner en contacto las hierbas picadas con alcohol, generalmente vodka, en un recipiente con tapa y cubrirlas. La proporción de hierba y líquido en volumen es de 1:5. Dejar reposar durante dos semanas, sacudiendo el recipiente dos veces al día. Pasado este tiempo, se escurrirá la planta, guardando la tintura en un bote topacio bien cerrado y protegido.
  • Compresa: preparación para uso tópico que permite a la piel dañada o inflamada absorber los principios activos presentes en una infusión o decocción realizada previamente donde mojamos un trapo de algodón o lino bien limpio. Seguidamente ponerlo en contacto con la piel a tratar.
  • Cataplasma: preparado  de uso externo parecido a la compresa, con plantas que tratadas adquieren una consistencia blanda. En este caso se cubren las hierbas o parte de la planta preparados en una pasta homogénea con un trapo y se aplica sobre la piel a tratar. Es importante mantener el calor.


Tratamientos con Fitoterapia
Las afecciones en las que frecuentemente se utiliza el poder de las plantas para tratarlas son:

  • alergias
  • ansiedad
  • artritis
  • cefaleas
  • infecciones renales y urinarias
  • insomnio
  • hiper o hipotensión arterial
  • problemas cutáneos
  • problemas digestivos
  • trastornos menstruales
  • etc.



Fuente: http://www.saludterapia.com/articulos/terapias-y-tecnicas/176-terapias-con-flores-o-plantas/1225-definicion-fitoterapia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario