15 abr. 2014

Cómo hacerte tus exfoliaciones naturales y originales


Las células de nuestra piel se renuevan continuamente, y las que mueren quedan en la superficie hasta que otras nuevas las sustituyen. Con los peelings (exfoliaciones)  podemos mejorar esta regeneración de la piel para tenerla más suave y firme.



Explicamos algunas recetas caseras, sencillas y naturales para hacer nuestros propios peelings y también con unos toques originales para convertirlas en un sorprendente regalo.

Sobre la piel

La piel no es sólo una parte de nuestro cuerpo que hay que cuidar por estética. De hecho, es un órgano que protege nuestro cuerpo, regula nuestra temperatura, nos permite tener el sentido del tacto y nos relaciona directamente con el exterior.

¿Qué es un peeling?

Un peeling es una exfoliación de la capa externa de la piel, la epidermis, con diferentes sustancias. Hoy en día se realizan muchos peelings químicos que, a nuestro juicio, pueden dañar la piel. También tenemos opciones naturales, menos agresivas y más económicas, que explicamos en este artículo.

¿Por qué conviene hacer peelings?

La piel que vemos en nuestro cuerpo es en realidad una acumulación de células de piel muerta que han ido ascendiendo y madurando desde el interior hasta llegar a la superficie. Podemos decir que cada día perdemos más de 30.000 células de piel muerta.
Por ello, si realizamos de vez en cuando un peeling a nuestra piel obtendremos los siguientes beneficios:
  • Mejoraremos la aparición de células nuevas
  • Activaremos la formación de colágeno
  • Mejoraremos el riego sanguíneo
  • Ayudaremos a prevenir las arrugas y la flacidez
  • Daremos más suavidad a la piel
  • Permitiremos que la piel se limpie de toxinas y “respire mejor” a través de los poros
  • Ayudaremos a prevenir y eliminar manchas
  • Conseguiremos un brillo natural de la piel
Tampoco se puede abusar de los peelings, ya que hay que respetar los procesos naturales de regeneración celular. Por ello recomendamos realizar uno a la semana.

¿Qué necesitamos?

Para preparar nuestro peeling natural necesitaremos primeramente un ingrediente que permita hacer una exfoliación. Elegiremos uno de los siguientes según la zona y el problema a tratar:
  • Bicarbonato: el más suave y además con función alcalinizante, ideal para el cutis y zonas sensibles
  • Azúcar: de intensidad media.
  • Sal gruesa: ideal para zonas menos sensibles con problemas de circulación, celulitis, estrías, etc.
Una vez hayamos elegido uno de estos ingredientes básicos, leañadiremos un aceite vegetal:
  • Para la piel seca: aceite de oliva y/o de rosa mosqueta
  • Para la piel mixta y normal: aceite de coco o de sésamo
  • Para la piel grasa: gel de aloe vera o aceite de coco
Para potenciar sus beneficios y también el aroma, le podemos añadir una gotas de aceites esenciales:
  • Naranja: antidepresivo, tonificante
  • Limón: muy depurativo, limpiador
  • Geranio: para ayudar a regenerar la piel
  • Romero: para mejorar la circulación
  • Árbol de té: para pieles con acné
  • Palmarrosa: para pieles con acné importante
Para preparar el peeling simplemente mezclaremos bien los ingredientes y los meteremos preferiblemente en un bote de cristal que podemos guardar en un lugar fresco y seco o bien en la nevera.
Además, si queremos dar un toque original y convertirlo en un regalo, podemos añadir también los siguientes ingredientes:
  • Para elaborar un peeling estimulante y afrodisiaco: canela en polvo, jengibre en polvo y unas gotas de aceite esencial de ylang-ylang.
  • Para un peeling muy aromático y refrescante: además del aceite esencial de naranja o mandarina le añadiremos piel de naranja rallada
  • Para un peeling delicioso: le añadiremos cacao puro en polvo y unas gotas de aceite esencial de menta.
  • Para un peeling antiacné: los ingredientes serán bicarbonato sódico, gel de aloe vera, un poco de aceite de coco y unas gotas de aceite esencial de árbol de té y de palmarrosa.
  • ¿Cómo se usa?

    Aplicaremos un poco del peeling en la zona previamente lavada y sin secar y masajearemos suavemente en círculos, recorriendo toda la zona a tratar y evitando las partes sensibles como el contorno de ojos. Si el peeling lo hacemos en los muslos o los glúteos, etc, podremos presionar un poco más fuerte hasta notar que se active la circulación. Dejaremos actuar a los ingredientes durante uno o dos minutos y lavaremos con agua. La piel quedará hidratada por el uso de los aceites, pero si tenemos la piel seca recomendamos hidratarla de nuevo.
Fuente: mejorconsalud

No hay comentarios:

Publicar un comentario